Mostrando entradas con la etiqueta libro. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta libro. Mostrar todas las entradas

sábado, 18 de marzo de 2017

Eclairs de fresa y nata


Holaaaa!

Siento el parón pero es que he estado hasta arriba de exámenes y ahora que he terminado soy libre por fin y estoy preparando muchísimas recetas nuevas. Esta es una receta en la que llevo pensando mucho y al fin he conseguido hacerla.

Son unos eclairs muy primaverales con fresas y una capa de nata, que si no os gusta podéis sustituir por crema pastelera.

Receta del nuevo libro de Alma Obregón " Un Año de Dulces", fue un regalo de reyes y no lo he podido estrenar hasta ahora.

Para la masa choux:
250 ml de agua
100 g de mantequilla sin sal en trocitos
1 cucharadita de sal y otra de azúcar
150 g de harina


4 huevos medianos

Para decorar:
200ml de nata para montar o crema para batir fría con un 35 por ciento de materia grasa
azúcar glass al gusto para la nata
Media cucharadita de esencia de vainilla
Media cucharadita de agua helada
Media cucharadita de gelatina en polvo o grenetina
200 g de fresas lavadas y cortadas a la mitad o en rodajas
azúcar glass para decorar


Precalentamos el horno a 270º, si vuestro no llega a tanto como el mío solo a 250º



1.Pon a hervir en un cazo la leche, el agua, la sal, el azúcar y la mantequilla en trozos.

2. Tamiza la harina y bate ligeramente los huevos. Reserva.

3. Cuando hiervan los líquidos —2 o 3 segundos con burbujas grandes— retira el cazo del fuego y echa de golpe la harina. Mezcla con una espátula flexible. Una vez mezclado, pon de vuelta al fuego medio, y remueve unos minutos hasta que se forme una pequeña “costra” en el fondo de la cacerola.

4. Pon la masa en un cuenco. A los 5 minutos ve echando los huevos de poco en poco y mezcla bien con una espátula. No eches más huevo hasta que no esté bien bien absorbida la cantidad anterior.
Aquí os dejo con algunos de los consejos del blog "Webos Fritos":
Si levantas la espátula con un poco de masa y se pega bien a ella y luego cae separándose claramente y dejando solo una poca pegada a la espátula, está bien.
Si levantas la espátula con masa y no se despega de ella, le falta agregar otro poco de huevo batido.

Si la masa resbala enseguida de la espátula, ¡te has pasado agregando huevos!


Mete la masa en una manga con una boquilla grande redonda o estrellada y en una bandeja de horno con papel de hornea o un tapete de silicona hacemos unos "bastoncillo" de unos 10 cm de largo y un poquito gruesos. Hay que separarlos bastantes unos de otros ya que al hornearse crecen. Los pincelamos con un poco huevo batido con un pincel de silicona.

Cuando el horno este a la temperatura indicada metemos la bandeja y apagamos el horno durante 10 minutos, pasado el tiempo volvemos a encender el horno esta vez a 170º, veréis que ya habrán crecido bastante. Y los dejaremos de 10 a 15 minutos más hasta que estén doraditos.




Los sacamos a una rejilla y preparamos la crema.
Para montar la nata o crema para batir el bol, las varillas y la nata debe de estar muy frías. Yo los meto unos 15 minutos en el congelador antes de usarlos.
Ponemos a hidratar la gelatina en la media cucharadita de agua unos 5 minutos hasta que parezca una esponja. Cuando esté lo calentamos unos segundos al microondas hasta que este líquido

Empezamos a montar la nata a velocidad alta hasta que este firme y esponjosa, seguimos batiendo y añadimos la vainilla, el azúcar y la gelatina. Metemos la nata en una manga con una boquilla redonda o rizada.

Con un cuchillo de sierra cortamos los eclairs cuando estén completamente fríos. Rellenamos con la nata y ponemos unas fresas, podemos decorar con un poco de azúcar glas en un colador y listo!

Se conservan en un recipiente hermético en el frigo. Los eclairs horneados sin rellenar se conservan muy bien de un día para otro en un recipiente hermético a TEMPERATURA AMBIENTE.

Hasta pronto!









sábado, 26 de noviembre de 2016

Tarta de zanahoria y cheesecake

Holaaa!

La receta de esta semana es una deliciosa tarta de zanahoria con cheesecake, esta buenísima de verdad. La receta original es del libro Objetivo Cheesecake perfecto de Alma Obregón. La receta original es para un molde de 23 o 25 cm , yo dividí las cantidades. Podéis hacerlo en el molde que tengáis por casa, solo tenéis que ajustar las cantidades 





Para el bizcocho:
100 g de harina
1 huevo
1/4 de cucharadita de bicarbonato
1/4 de levadura
60 ml de aceite suave
Dos pizcas de canela
 Una pizca de jengibre
90 g de zanahoria
60 g de azúcar
60 g de manzana peladas 
Un puñado de nueces picadas y peladas

Para el cheeseake
237 g de queso crema tipo Philadelphia 
60 g de azúcar
1 cucharada de harina
 45 ml de nata para montar o crema para batir
1 huevo y una yema 

Para decorar

45 ml de nata para montar bien fría y dos cucharadas de azúcar blanco 
O podéis decorarla con crema de queso con los siguientes ingredientes:
60 g de mantequilla a temperatura ambiente 
145 g azúcar glass tamizado
30 g de queso crema tipo Philadelphia frío 




Engrasamos un molde de 18 o 17 cm y precalentamos el horno a 170 º.

Tamizamos la harina, las especias, el bicarbonato y la levadura. Trituramos la manzana y la zanahoria peladas. En otro bol batimos los huevos, el aceite y el azúcar. Incorporamos la harina y con espátula añadimos las manzanas y las zanahorias. Cuando esté bien mezclado añadimos las nueces y vertemos la masa al molde.

Para el cheesecake empezamos batiendo el queso, el azúcar y la harina. Siempre a velocidad lenta. Incorporamos los huevos uno a uno y finalmente la nata, mezclamos hasta que este todo integrado.




Vertemos el cheesecake encima de la tarta de zanahoria y horneamos unos 60-70 minutos a 170 º o hasta que al mover el molde el cheesecake este asentado y el entro esté un pelín líquida.

La dejamos enfriar a temperatura ambiente y luego la dejamos en la nevera de 4 a 6 horas. Es mejor servirla a temperatura ambiente.

Para la decoración, si usáis la nata, hay que montarla con el bol, varillas y la nata muy fría, se consigue metiendo lo 15 minutos antes al congelador. Cuando este a medio montar, unos 4 o 5 minutos a velocidad máxima añadimos el azúcar y cuando este montada, debe estar firme y formar surcos amarillentos. La metemos en una manga con boquilla de estrella y hacemos unos rosetones de dentro hacia fuera.
Para la crema de queso batimos la mantequilla y el azúcar glass tamizado hasta que haya blanqueado y la mezcla este cremosa. Añadimos el queso crema recién sacado de la nevera y batimos hasta que esté cremoso y homogéneo. Hacemos el mismo proceso con la manga que con la nata. Decoramos con unas nueces. Hay que conservarla en la nevera

Esta tarta es una auténtica delicia, espero que la probéis 

Hasta pronto




lunes, 20 de junio de 2016

Layer cake de avellana con butterswiss de merengue suizo


Holaaa!

Este layer cake de avellana lo hice para la fiesta del día de la madre, si lo celebramos en junio. Pero hubo un problema, el día antes me pareció que la tarta era demasiado pequeña por lo que hice mi tarta de zanahoria. Receta en este blog. Y al día siguiente tuve que hacer las dos cremas y decorarlas. Pero el palizón valió la pena.



Ingredientes para una tarta de 15 cms

Para el bizcocho:
200 gr de azúcar
200 gr de mantequilla
4 huevos
200gr de harina
2 cucharaditas de levadura química
1 cucharadita de extracto de vainilla
Para el almíbar
100 g de azúcar
100ml de agua


Precalentamos el horno a 170ºC.
Engrasamos tres moldes de layer cake de 15 cms.
Tamizamos la harina con la levadura química y reservamos.
Batimos la mantequilla con el azúcar hasta que la mezcla esté integrada y se aclare.
Añadimos los huevos, uno a uno, y el extracto de vainilla y batimos hasta que la mezcla sea homogénea.
Incorporamos la harina y batimos hasta que la mezcla sea homogénea.
Repartimos entre los moldes y horneamos 25 minutos o hasta que un palillo salga limpio y el bizcocho se separe ligeramente de los bordes.

Mientras se hornea, preparamos el almíbar. Ponemos el agua y el azúcar en un cazo y calentamos hasta que empiece a hervir y se disuelva el azúcar.

Para la crema

4 claras
220g de azúcar
350g de mantequilla a temperatura ambiente


Ponemos a calentar las claras con el azúcar al baño maría. Esperamos a que la mezcla alcance unos 55ºC o, si no tenemos termómetro, a que el azúcar se haya disuelto por completo. En ese momento pasamos la mezcla al bol de la batidora y montamos a punto de nieve.
Seguimos batiendo hasta que el merengue esté brillante y a temperatura ambiente. Cambiamos las varillas por la pala y comenzamos a añadir la mantequilla batiendo a velocidad media hasta que la crema esté homogénea y muy sedosa.


Para empezar, pondremos un poco de la crema que estemos utilizando sobre el centro del cartoncito de tartas, para que actúe a modo de pegamento y así evitar que se nos mueva el bizcocho. Yo utilicé un circulo de cartón del mismo diámetro de los moldes forrado de papel alval. Nivelamos los bizcochos con una lira. Colocaremos el primer bizcocho, el menos perfecto de los que hayamos hecho, sobre el cartón de tartas, boca abajo.
Colocaremos sobre el bizcocho la cantidad de crema deseada. Para esto, utilizo la cuchara del helado. La extendemos con la espátula.Colocaremos el segundo bizcocho. Volvemos a colocar una cantidad de crema igual que en la capa anterior. Y por último ponemos el bizcocho más perfecto y damos otra capa de crema. Hacemos una capa muy fina de crema, esta primera capa tiene que quedar muy fina y bien alisada. Esta capa se llama un crumb coat, o una capa de sellado para tapar las migas.







Cuando consigamos que la tarta con su capa tapa migas esté totalmente uniforme, la meteremos en la nevera por espacio de una hora, para que se enfríe y se asiente bien la crema.Después de que se enfríe, le pondremos una generosa capa de crema a la tarta. No importa que sea mucha, porque se la vamos a ir quitando, pero siempre es más fácil de trabajar con mucha cantidad de crema que con poca. Si ésta segunda capa es gruesa no tendremos el riesgo de que, al retirar la crema, levantemos la capa tapa migas. También es más fácil corregir los errores.Para ayudarnos a extender la crema, mojaremos la espátula en el agua tibia y la secaremos con un papel de cocina. Es más fácil trabajar con la espátula limpia y ligeramente tibia por el agua.

Ya estamos terminando. Ahora de lo que se trata es de igualar la capa de crema. Colocaremos la espátula vertical, paralela a los lados de la tarta. Sin mover la espátula, y sin apretar, giraremos el cake stand para dejar una capa uniforme de crema.

Yo lo decoré con una plantilla de corazón y chispas de chocolate, las mismas que utilicé para los muffins de Nutella y el Bundt cake de tres chocolates.

También fui a la firma de libros de Alma Obregón y por fin me compré su libro!! Libro del que ya he hecho alguna receta.






Besos