sábado, 18 de marzo de 2017

Eclairs de fresa y nata


Holaaaa!

Siento el parón pero es que he estado hasta arriba de exámenes y ahora que he terminado soy libre por fin y estoy preparando muchísimas recetas nuevas. Esta es una receta en la que llevo pensando mucho y al fin he conseguido hacerla.

Son unos eclairs muy primaverales con fresas y una capa de nata, que si no os gusta podéis sustituir por crema pastelera.

Receta del nuevo libro de Alma Obregón " Un Año de Dulces", fue un regalo de reyes y no lo he podido estrenar hasta ahora.

Para la masa choux:
250 ml de agua
100 g de mantequilla sin sal en trocitos
1 cucharadita de sal y otra de azúcar
150 g de harina


4 huevos medianos

Para decorar:
200ml de nata para montar o crema para batir fría con un 35 por ciento de materia grasa
azúcar glass al gusto para la nata
Media cucharadita de esencia de vainilla
Media cucharadita de agua helada
Media cucharadita de gelatina en polvo o grenetina
200 g de fresas lavadas y cortadas a la mitad o en rodajas
azúcar glass para decorar


Precalentamos el horno a 270º, si vuestro no llega a tanto como el mío solo a 250º



1.Pon a hervir en un cazo la leche, el agua, la sal, el azúcar y la mantequilla en trozos.

2. Tamiza la harina y bate ligeramente los huevos. Reserva.

3. Cuando hiervan los líquidos —2 o 3 segundos con burbujas grandes— retira el cazo del fuego y echa de golpe la harina. Mezcla con una espátula flexible. Una vez mezclado, pon de vuelta al fuego medio, y remueve unos minutos hasta que se forme una pequeña “costra” en el fondo de la cacerola.

4. Pon la masa en un cuenco. A los 5 minutos ve echando los huevos de poco en poco y mezcla bien con una espátula. No eches más huevo hasta que no esté bien bien absorbida la cantidad anterior.
Aquí os dejo con algunos de los consejos del blog "Webos Fritos":
Si levantas la espátula con un poco de masa y se pega bien a ella y luego cae separándose claramente y dejando solo una poca pegada a la espátula, está bien.
Si levantas la espátula con masa y no se despega de ella, le falta agregar otro poco de huevo batido.

Si la masa resbala enseguida de la espátula, ¡te has pasado agregando huevos!


Mete la masa en una manga con una boquilla grande redonda o estrellada y en una bandeja de horno con papel de hornea o un tapete de silicona hacemos unos "bastoncillo" de unos 10 cm de largo y un poquito gruesos. Hay que separarlos bastantes unos de otros ya que al hornearse crecen. Los pincelamos con un poco huevo batido con un pincel de silicona.

Cuando el horno este a la temperatura indicada metemos la bandeja y apagamos el horno durante 10 minutos, pasado el tiempo volvemos a encender el horno esta vez a 170º, veréis que ya habrán crecido bastante. Y los dejaremos de 10 a 15 minutos más hasta que estén doraditos.




Los sacamos a una rejilla y preparamos la crema.
Para montar la nata o crema para batir el bol, las varillas y la nata debe de estar muy frías. Yo los meto unos 15 minutos en el congelador antes de usarlos.
Ponemos a hidratar la gelatina en la media cucharadita de agua unos 5 minutos hasta que parezca una esponja. Cuando esté lo calentamos unos segundos al microondas hasta que este líquido

Empezamos a montar la nata a velocidad alta hasta que este firme y esponjosa, seguimos batiendo y añadimos la vainilla, el azúcar y la gelatina. Metemos la nata en una manga con una boquilla redonda o rizada.

Con un cuchillo de sierra cortamos los eclairs cuando estén completamente fríos. Rellenamos con la nata y ponemos unas fresas, podemos decorar con un poco de azúcar glas en un colador y listo!

Se conservan en un recipiente hermético en el frigo. Los eclairs horneados sin rellenar se conservan muy bien de un día para otro en un recipiente hermético a TEMPERATURA AMBIENTE.

Hasta pronto!