martes, 24 de enero de 2017

Tartaleta de kiwi y crema pastelera Reto Dis-Fruta Enero


Holaaa!

Hoy traigo una receta con la que participo por segunda vez en el Reto Dis-Fruta y tuve mucha suerte porque este mes me ha tocado elegir a mi la fruta. Elegí el kiwi, porque me parece una fruta súper rica y con muchas propiedades.


Con él he preparado esta tartaleta de kiwi y crema pastelera que está deliciosa, muy crujiente y con el toque fresco del kiwi es pa' morirse.

La receta de la masa quebrada es de Webos Fritos, si no queréis hacerla podéis comprarla pero no hay nada comparado con lo casero.


240 g de harina de repostería
15 g de azúcar
125 g de mantequilla ablandada cortada en cuadritos
1 huevo mediano 
2 cucharadas soperas de agua helada

Para la crema pastelera:

250 ml leche
2 huevos medianos
80 g de azúcar 
20 g de Maicena
1 vaina de vainilla o una cucharadita de esencia de vainilla 
OPCIONAL Un cuarto de cucharadita de canela

Para la capa de kiwi:

5 o 6 kiwis pequeños
Azúcar blanco en caso de que lo kiwis estén ácidos
Un sobre de cobertura para tartas ( yo lo compré en Lidl, viene en un paquete con varios sobres) 
Otra opción es diluir mermelada en agua 

 Poner la harina en la encimera de trabajo y hacer un volcán. Echar en él la mantequilla, el huevo sin batir y el azúcar. Amasar espachurrando la mantequilla con las manos hasta formar una masa un poco pegajosa.
  Añadir las dos cucharadas de agua helada y amasar los ingredientes. La masa unirá poco a poco. Amasar pero no demasiado: sólo hasta conseguir una textura firme y homogénea. Si sigue pegajosa añadir un poco más de harina.


Bolear la masa y aplastarla un poco, recubrirlo con papel film y llevarlo 1 hora en la nevera o media en el congelador.

Pasado el tiempo enharinamos la mesa y el rodillo y estiramos la masa quebrada girándola para que no se pegue, intentando que quede con el mismo grosor.
Unta bien el molde con mantequilla. Enrolla la masa en el rodillo, pero sin presionar, sólo para que te sirva para trasladarla, y déjala caer suavemente en el molde, desenrollando, y sin estirar.A continuación aprieta la masa contra las paredes y recorta la pasta sobrante. Vuelve a presionar bien los bordes con la ayuda de una bola de masa, y mete al frigo de nuevo.

Precalienta el horno a 200º. Saca el molde del frigorífico y pinchalo con un tenedor. Antes de meterlo en el horno pon un papel de hornear y coloca unas legumbres o un peso para que no se hinche, yo use unas piedras. Déjalo unos 20 minutos o hasta que esté bien dorada.Sacamos la base y la dejamos sobre una rejilla.

Mientras este en el horno haremos la crema pastelera:
 Poner en un vaso de la batidora todos los ingredientes menos la vainilla. Batirlos bien con la batidora.
 Abrir la vaina de vainilla por la mitad y raspar con la punta del cuchillo el interior de la misma, o echar la esencia Echarlo al bol y mezclar.

 Echar el contenido del mismo en un cazo y poner a fuego medio sin dejar de remover con unas varillas hasta que espese. Como mucho tarda un par de minutos.
 Quitar del fuego y pasarla a un cuenco. En cuanto esté templada, poner un plástico tocando la superficie de la crema para que no cree costra. Meter en el frigorífico hasta su uso.
Cuando la base esté totalmente fría ponemos la crema pastelera y la alisamos.


Pelamos y cortamos los kiwis en rodajas y los colocamos sobre la crema.
Preparamos la gelatina como indica el paquete y se la añadimos con un pincel por encima intentando cubrir todos los trozos de fruta. Lo mismo hay que hacer si lo hacemos con mermelada.

Y ya está!! Espero que os haya gustado!

No olvidéis seguirme en mi instagram: irene_twd_cupcakes